Escándalo.

¿Hasta dónde ha llegado nuestra maldad?

¿Cuál es nuestro límite?

¿Acaso lo tenemos?

¿Acaso lo conocemos?

¿Qué nos ha llevado a ser tan insensibles?

¿A pensar sólo en nosotros y no ver por los demás?

¿En qué momento nos perdimos?

¿En qué momento nos volvimos tan egoístas?

No lo sé.

No hay consuelo, no hay misericordia, sólo hay juicio.

¿Acaso alguien podrá dar algo de lo cuál no está lleno?

Nos falta amor, nos falta perdón, nos falta ponernos en el lugar de la otra persona.

Nos falta Dios.

Y es que en un mundo que se está derrumbando a pedazos, sólo existe una salida.

Sólo existe una esperanza.

Él.

6cdcfe87a9e83f84448972912b691779

 

*Mi oración es para las personas afectadas en el incidente de Monterrey.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s