Aprendiendo a soltar.

Hoy desperté y era un día normal, me levanté busqué mi ropa, salude a mi papá regresé a mi cuarto, puse música y me comencé a cambiar para irme al trabajo. Mi mamá se despertó fue a la cocina con mi papá, juntos me hicieron lunch como todas las mañanas; nada fuera de lo normal. Fue a mi cuarto, platicamos un rato y justo cuando todo parecía normal entra mi papá y con cara pálida nos dice: “Nos robaron el carro”.

Mi primera reacción fue salir a ver si se equivocaba pero no, el carro no estaba, su lugar estaba vacío. Mi hermano no sé cómo pero despertó y también salió para verificar lo que estaba pasando. Mi papá se estaba poniendo mal y mi mamá decía tranquilo, Dios da y Dios quita. Ella siempre tan sabia.

Sin pensarlo regresamos adentro y nos reunimos en la sala para hacer lo único que estaba en nuestras manos en ese momento, dar gracias. Dar gracias a Dios porque estamos bien, porque tenemos salud, porque no nos pasó nada a nosotros, porque sólo se llevaron algo material; dar gracias porque ese tipo de pruebas fortalece nuestras relaciones. Dimos gracias porque porque confiamos en que Dios tiene el control de nuestras vidas, porque sabemos que nada obra para mal y que el tiene un propósito aún cuando nosotros no lo entendemos. Dimos gracias porque lo tenemos a Él que es nuestro mayor regalo.

No les puedo explicar la paz que sentimos después de orar, en verdad fue muy bonito. No sabemos qué va a pasar, no sabemos si lo vamos a recuperar, sólo creemos en que vendrá algo mejor.

sdfsdf

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s