Hasta en mis sueños ya no estás.

Aquí estoy, sentada en aquel viejo sillón que solías odiar.
Aquí estoy tapada con la que solía ser nuestra cobija.
Es la única cosa en la casa que aún mantiene tu aroma.
Porque como siempre, es lo único que dejas tras tu partida.

El sillón tiene tanto que contar, pero tú ya no eres capaz de escuchar.
En su juventud era hermoso y codiciado, pero bien dicen que los años pasan.
Él se hizo viejo, y nosotros junto con él.
Y ahora sólo es un recuerdo de tu existencia por aquí.

Hoy me quedé dormida en ese sillón esperando que volvieras.
Hoy como todas las noches, por mi ventana vi llegar a los vecinos sus casas; pero hoy como es de costumbre tú no apareciste.
Algo me decía que no volverías, pero nunca he querido entender.

Me dormí.
Me gano el sueño.
Pero lo curioso es que en ése sueño ya no estabas tú.
Te busqué con desesperación esperando encontrarte, pero nunca fue así.
Nadie te había visto, nadie sabía de ti.

Y después de cansarme, por fin entendí que si en mis sueños ya no estabas, ya no quedaba nada de ti.

Anuncios

One thought on “Hasta en mis sueños ya no estás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s