Pierdes el derecho.

Pierdes el derecho de levantar la mirada cuando te das por vencido, cuando callas en vez de hablar y gritas en vez de callar.

Pierdes el derecho de ser uno cuando empiezas a pensar por separado, cuando el “yo” es más importante que “nosotros”.

Pierdes el derecho de hablar cuando peleas sin haber razón ni motivo.

Pierdes el derecho de reclamar cuando no haces nada por cambiar.

Pierdes el derecho de ser perdonado cuando no aceptas tus errores y no perdonas el de los demás.

Pierdes el derecho de soñar cuando tu mente no puede imaginar.

Pierdes el derecho de amar cuándo no amas como se debe.

Pero nunca se pierde la voluntad de volver a empezar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s