El príncipe blanco.

Cuando se es niño, los padres por lo general nos cuentan cuentos para dormir, o historias para desarrollar nuestra imaginación. A los niños les cuentan historias de valientes caballeros y temibles dragones, y a las niñas por lo general nos cuentan historias de amor, de príncipes y princesas, donde hay grandes castillos, y bosques encantados, donde la jovencita siempre encuentra al chico de sus sueños, se casan y viven “felices para siempre”, historias donde el amor siempre triunfa, y todo es posible. ¡Que mentira!…

En fin, después crecemos creyendo ser esas princesas y buscando a nuestro “Príncipe azul”, (por que han de saber que el príncipe en los cuentos siempre es azul). Pero, ¿Qué es lo que pasa?… que las princesas nos aferramos tanto a la idea de tener un príncipe azul, que muchas veces queremos ponerle el traje a alguien que simplemente no le va. Es como si obligáramos a un león a usar smoking y corbata, ¿Qué ridículo no? Pero no vemos eso. Solo vemos la posibilidad de que él sea el indicado, y aunque no le siente el color azul, haremos que se vea “perfecto”. Para darnos una idea, les voy a contar una historia…

Sandra era toda una princesa, creía fielmente en el “felices para siempre” y vivía para esperar a su príncipe, y contar su historia de amor. Lamentablemente, el destino le tenia preparadas varias decepciones, “El amor es impredecible” (vaya que lo es). Ella tuvo 4 intentos fallidos de príncipes. Les contare…

El primero fue un chico de su escuela, no era tan apuesto como los demás, pero su carisma lo identificaba. Al principio era todo un caballero con Sandra, la invitaba a cenar, iba a visitarla a su casa, le presento a sus amigos, y hasta sus padres conoció. Todo marchaba enserio, solo que ella no sabia que al principio siempre todo marcha bien. Pasaron alrededor de 3 meses de pura caballerosidad, y un día sin más, él hablo con ella y le dijo que “esto” no iba a funcionar. Que él necesitaba enfocarse en sus estudios, y ella era una distracción para él… Sandra solo se quedo en aquel macetero viendo como él caminaba a su salón sin voltear atrás. A los días salieron de clases y después de ese día ella no lo volvió a ver, cuando regresaron a clases se entero que lo habían corrido de la escuela por haber reprobado unas materias.

El segundo intento fue inesperado, él era su amigo desde hace 3 años, y se llevaban muy bien. Ella nunca lo vio como algo más, aunque él siempre estuvo interesado en ella. Ella pasó por meses difíciles y depresiones familiares en ese tiempo; en verdad estaba muy vulnerable, pero su amigo siempre estuvo ahí. La verdad, yo creo que eso la confundió. Ella necesitaba cariño, y él siempre estaba para hacerla sentir bien. Un día, él le confeso su amor, y aunque ella no quería nada serio con él, decidió intentarlo. Al principio, era raro para ella ver a su amigo como algo mas, en realidad creo que esa fue la razón por la que eso no funcionó, ella nunca pudo ver a su amigo como algo más. Él hacia que funcionara la relación, pero al pasar los meses se dieron cuenta que eso no era suficiente, así que decidieron terminar. Ese día Sandra tubo dos perdidas: una relación y a su mejor amigo.

El tercer intento… ¿Qué podríamos decir de este? Parecía ser el indicado. Ella lo conoció en una clase que llevaban juntos; platicaron, congeniaron y de pronto se hicieron amigos. Él al principio si era todo un caballero, aunque después ella se dio cuenta que esa solo era una fachada más de él. Lo que paso con este “príncipe” es que literalmente se creía un príncipe. Todo giraba en torno a él, primero él, sus necesidades y lo que quería, y a lo ultimo Sandra. Ella estaba ciega (o en mi opinión tonta), sus amigas le decían como era él, pero nunca hizo caso; ella estaba encantada. Así pasaron varios meses, y conforme iba pasando el tiempo, aquel príncipe iba tomando forma de sapo. Ella le descubrió muchas mentiras, y aun así seguía con él, era más fuerte el deseo de tener a su príncipe azul, que su dignidad.  Pasaron los meses, y ella solita empezó a despertar. Me lo imagino así: como si blanca nieves, que estaba acostada en su lecho esperando a que su príncipe viniera y la despertara con el beso de amor, se haya cansado de esperar, y sola empezara a despertar de su sueño. Sandra siguió descubriéndole más mentiras, y empezó a no dejarse que la tratara mal. Después de tantos abusos ya no pudo mas, y mejor subió a su príncipe en su caballo y le dio una patada para que este lo llevara muy lejos de ahí.

El cuarto, ¡Wow! Este llego sin avisar, sin pedir permiso ni nada, solo se metió en su corazón y se mantuvo dentro el tiempo que estuvo con ella. Sandra no quería conocer a nadie; digo acababa de terminar con un “príncipe” y no quería conocer a otro, aunque eso después no le importo. Este príncipe era casi perfecto, era lo que ella buscaba. Alguien que la hiciera reír, que cantara con ella, que conviviera con su familia, que tuviera un futuro laboral, que salieran y contara con ese factor sorpresa que ella ama. Y si a eso le sumamos que era un deportista bien parecido y con trabajo, pues Sandra no podía pedir nada más; aunque si existe algo, que dejara de jugar con su pasado… Este príncipe les caía bien a todos, la verdad es que a pesar de todo, tiene un corazón noble, y mucho carisma (la perfecta combinación).

Sandra lo conoció en una fiesta, resulto ser “el famoso amigo del trabajo” de su mejor amiga, porque ella nunca dejaba de hablar de él. Así que cuando se lo presentaron, era como si lo conociera de toda la vida. Cuando estaban juntos era un ambiente agradable, nunca pelearon, siempre reían y reían, a veces cantaban, otras jugaban o mejor platicaban, pero siempre tenían algo que hacer juntos. Después de un tiempo, la amiga de Sandra empezó a sacar la ropa sucia de este príncipe. Y aunque unas cosas él las aceptaba, y otras las negaba siempre daba la cara. Fueron 5 meses que parecieron ser duraderos. Ah y debo decir que este príncipe era muy detallista con ella, siempre que viajaba le traía regalos de los lugares que visitaba y en su ausencia siempre estaba en comunicación con ella.

Las vacaciones llegaron, así que Sandra se tomo 2 semanas de descanso y se fue a la playa, y al regresar algo había cambiado. Él empezó a decir que tenia mucho trabajo, a sentirse cansado para salir, a viajar mas de lo normal y sin avisar, sin mencionar que empezó a no tener tanta comunicación con ella. Sandra en verdad no entendía, él decía que todo estaba bien, pero, ¿Qué excusa le iba a decir él que no haya escuchado ya ella?… Él estaba raro y esa era la verdad. Paso de buscarla a diario, a verla solo un día cada semana.

Al principio, a ella se le partía el corazón porque quería verlo, pero el no tenia tiempo. Pero el corazón es flexible (no literalmente), ella lo entendió. Se empezó a cansar de las excusas y llego al punto donde ya le daba igual si lo veía o no. Un día, casualmente ella encontró a su príncipe fantasma en la calle, después de no verlo ni saber nada de él por dos semanas. Platicaron un poco, y como ella llevaba prisa, quedaron de verse mas tarde para comer. Ella fue a su cita, tal como quedaron pero, llego la tarde, pasaron las horas y él nunca apareció. Ese día, -fue la comida mas deliciosa- , dijo Sandra, porque se dio cuenta que la comida, a veces es mas rica sola…

A pesar de los cuatro intentos fallidos de príncipes que ha tenido Sandra, ella sigue creyendo en el amor, y aunque no lo crean, en los príncipes. Ella no cambiaría la vivencia con ellos, porque eso forjo carácter en ella, y le enseño a ver la vida desde otro panorama. Ella aprendió, y ahora esta convencida de que ¡No quiere un príncipe azul! Ella dice que todas quieren  y buscan uno de color azul. Pero, -¿Por qué tener un color igual al de todas, si yo soy diferente?… Si mi color favorito es el morado, ¿Por qué no tener un príncipe morado? ¿O rosa? O del color que más me guste. Por eso es que deje de buscar príncipes azules que son iguales a todos, porque prefiero tener a un príncipe que sea del color perfecto  para mí, que sea el príncipe que necesito.-

Sandra ahorita no esta en búsqueda de nada, esta tranquila, sabe que cuando sea el tiempo llegara su anhelado príncipe blanco.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s